FAQ

¿Por qué el nombre CoderDojo?

Dojo es una palabra oriental, que significa templo del conocimiento. Así se denominan tradicionalmente los lugares donde se congregan y participan los practicantes de artes marciales para compartir experiencias y conocimientos. CoderDojo toma esa palabra para trasladar el concepto de Dojo a los clubes de programación. Continuando con la analogía, a las chicas y chicos que aprenden en CoderDojo  se les llama ninjas.

¿Qué lenguajes se aprenden en CoderDojo?

Más importante que el qué es el cómo. No estamos sujetos a un método formal de enseñanza, y por lo tanto los chicos y chicas pueden aprender de acuerdo a sus intereses, centrándose en las disciplinas que más les gusten. Lo importante es que realmente quien asista lo haga por propia motivación, y encuentre un campo sobre el que investigar y desarrollarse. En todo caso, como los ninjas requieren del apoyo de los mentores, es importante que en el Dojo al que asisten haya mentoras o mentores que tengan experiencia en ese lenguaje. Habitualmente se aprende Scratch, HTML, Javascript, App Inventor, Python, o Processing. También programación en Arduino y robótica, en algunos casos.

¿Qué objetivos persigue CoderDojo, más allá de aprender lenguajes de programación?

Lo más importante es que las chicas y chicos desarrollen la capacidad y la motivación para llevar a cabo aquellos proyectos que ellos mismos idean. Aprendan a enfrentarse a los problemas que les van surgiendo en el desarrollo de su proyecto, preferiblemente trabajando en equipo, dividiendo los problemas en partes más manejables, investigando alternativas, y elaborado finalmente un prototipo por medio del lenguaje o del hardware que tengan a su disposición, una vez que los participantes en el proyecto han consensuado un objetivo. Para conseguir esto tienen que dejarse llevar por su imaginación, recuperar la creatividad que en mayor o menor medida han ido perdiendo, y descubriendo por sí mismos que el éxito requiere de esfuerzo y perseverancia. Esto es aplicable al desarrollo de juegos, de aplicaciones de interés social, de ciencia, etc.

¿Qué hace falta para abrir un nuevo Dojo?

En primer lugar una persona que lo organice, un champion, alguien (puede ser una o más personas) que se anime a tirar del carro para las tareas organizativas. Además se requiere la asistencia de al menos un mentor, una persona que pueda guiar a los niños y niñas durante su aprendizaje. No es necesario ser un experto, no se trata de ser una maestra o un maestro al estilo clásico, solo alguien que pueda aportar un conocimiento mínimo, y que tenga la dedicación suficiente para avanzar con los ninjas durante su aprendizaje, y en el desarrollo de sus proyectos. El mentor no debe resolver los problemas de los aprendices, sino guiarles para que ellos encuentren las soluciones.

En general, las chicas y chicos deben acudir en compañía de sus padres, así que éstos también pueden colaborar activamente con la organización del Dojo,  siempre tendiendo en cuenta que los protagonistas son los niños y niñas.

Por último, hace falta un lugar donde reunirse periódicamente. No es necesario que sea cada semana, puede ser una vez cada quince días, o una vez al mes, dependiendo de la disponibilidad de los mentores y del lugar de reunión.  Normalmente los Dojos están alojados en centros culturales, colegios, o bibliotecas, pero también pueden existir en oficinas cedidas por empresas en una franja horaria, o incluso en cafeterías. Cualquier lugar es bueno si ofrece la seguridad necesaria para las chicas y chicos. Por supuesto, es muy recomendable disponer de una conexión a internet, y de tomas de corriente donde enchufar los ordenadores.

¿Qué material debe llevar el ninja?

No es habitual que los Dojos dispongan de ordenadores, así que es importante que los ninjas lleven su ordenador portátil. Además, en algunas ocasiones, será necesario que sus padres firmen un consentimiento para que se puedan tomar fotografías de los chicos y chicas mientras están trabajando en sus proyectos, ya que es común que las fotos aparezcan en las páginas web de los Dojos, o de algunos medios de comunicación, cada vez más interesados en esta iniciativa.